11 August 2010

Truly hot and amazing Blood

Una vez terminados Lost y 24, quedan muy pocas series con las que me entre el rush del próximo capitulo. No quiero decir que ya no hayan series geniales en el aire o a punto de comenzar, solo que muy pocas han logrado provocarme esa ansiedad y esa amargura de esperar una semana más para el siguiente episodio. Pero True Blood es una que indudable y sorprendentemente lo ha conseguido.

Soy fan desde el capitulo 1 de la primera temporada, creo que incluso soy fan desde la secuencia de apertura. No necesité más para estar convencida, it's a keeper. Y para mi es una serie muy sorprendente, especialmente por el hecho de que me guste tanto aunque desde que comenzó quisiera asesinar a la pareja protagonista.

La primera temporada fue maravillosa por su particular forma de plasmar a unas criaturas tan revisitadas en el cine y la televisión como son los vampiros. Mostrarlos no necesariamente aceptados pero si completamente conocidos dentro del mundo de los humanos y enseñar como tratan de conseguir su puesto dentro de una sociedad que les teme sin utilizar el terror para lograrlo, fue un puntazo fantástico. Y aunque por momentos parecia que los temibles vampiros se estaban doblegando, pronto nos demostraron que no eran el cast de Twilight y que su naturaleza estaría presente en toda la serie. Y ese fue el gran éxito, porque los personajes que más atraen en general, son los más crueles, twisted, eróticos y salvajes.

Pero la segunda temporada para mi fue un completo turn-off. Tanto el Fellowship of the Sun, que eran simplemente unos insignificantes enemigos para los vampiros como el drama de la Ménade Mary-Ann y sus eternas orgías cápitulo tras capítulo. Parecía que los guionistas se habían cansado de escribir sobre vampiros y empezaron a darle más importancia a shifters, ménades, humanos desquiciados y a la lucecita de Sookie. Pero si estas vendiendo una serie de vampiros, es de esperar que lo que más quiere ver tu audiencia es sangre, colmillos y vampiros sexys por todas partes.

Lo cual es exactamente lo que nos están dando en esta tercera temporada y por eso está gustando tanto. La incorporación de vampiros aún más poderosos que a los que nosotros nos parecían los más temibles fue una gran decisión. Todo el mundo esta emocionado con esta temporada y la única queja que he tenido ha sido sobre la alucinación de amor, amistad y luz que tuvo Sookie estando inconsciente. De resto la serie ha vuelto a ser lo que era en un principio e increiblemente ha mejorado muchísimo. ¡Pero como no va a mejorar teniendo a Eric y a Alcide sin camisa toda la temporada!

Y aunque en esta temporada también han incluido una nueva especie, han decidido hacerlo con la que todos evidentemente esperábamos, los hombres lobo. Los míticos enemigos de los vampiros son todo lo que se puede esperar que sean y junto con los humanos abordan la curiosa idea de que los vampiros no son los únicos blood-suckers del mundo; quizás tratando de plantear que no es tanto la maldad lo que reina, sino la adicción.

Lamentamente para nuestra adicción, esta temporada está muy cerca de finalizar. Solo quedan cuatro cápitulos para que el rush semanal termine, hasta el verano que viene o hasta que vuelva Fringe. Pero mientras tanto queda mucho por ver... creo que por fin sabremos quienes son la supuesta Autoridad vampírica y veremos toda la ira de Russell sobre nuestros amados vampiritos.


"Mommy mommy, when i grow up i want to be a Fang-banger!"



2 comments:

  1. Sín duda esta temporada está siendo la más excitante

    ReplyDelete