09 August 2010

Donostia

Ya lo he dicho mucho, pero lo seguiré diciendo... ¡Estoy enamorada de San Sebastián!
(y no, ninguna entidad de turismo de la ciudad me ha pagado por decirlo).

Yo había perdido la fe en España, viví en Andalucía muchos años de mi infancia y la conozco entera. No me gusta. Llevo 3 años viviendo en Madrid y aunque le tengo mucho cariño... No me gusta. He ido dos veces a Barcelona que supuestamente es una de la ciudades más hermosas de España y si, tiene su encanto. Pero no me gusta. Ahora, lo del Pais Vasco es caso aparte... tanto que hasta estoy empezando a creer eso de que ellos no son españoles.

San Sebastián es una ciudad hermosa, con un clima veraniego perfecto y una ubicación ideal, muy cerca de todo el sur de Francia. He estado en muchos lugares, pero con la excepción de la cocina de mis hermanos y de mi madre, este posiblemente sea el lugar donde más rico he comido. 

Es una ciudad muy pequeña, donde parece que todo el mundo se conoce porque en cada esquina hay una obligada visita vasca, que consiste en encontrarse a alguien por la calle y quedarse hablando 5 minutos. Luego es una ciudad muy oscura, donde llueve mucho todo el año y está casi toda construida en una arenisca que envejece muy mal. Por eso también se habla mucho de la Melancolía Vasca. Así que posiblemente no sea un buen lugar para visitar estando triste o despechado.

Como yo fui por asuntos de trabajo, esa melancolía vasca la sentí muy poco. Estuvimos mucho tiempo dentro de La Juguetería, que digamos que es la empresa familiar, y no hubo mucho momento para quedarse taciturno. En cambio, logramos mucho y pudimos estrenar nuestra remodelada página web: www.lajugueteria.com



La Zurriola fue la única playa que visité, Ondarreta y La Concha solo las vi desde lejos. Más que suficiente... poder salir de la tienda y a 2 minutos caminando estar frente al mar es impresionante! Esta foto la tomé el día en que me regresaba, que fue uno de los pocos días con sol veraniego y obviamente toda la ciudad estaba en la playa. 



Esto tan bonito es el Paseo de Francia, y el nombre le queda bordado porque solo falta ver una escultura de metal gigantesca en el skyline para sentirse teletransportado a París.


El famoso Monte Igeldo, donde hay un parque de atracciones antiguo que sigue funcionando. Yo con mi vértigo no podía parar de imaginar lo horrible que debe ser subirse a la montaña Suiza y estar viendo el mar por todas partes :(







Esta fue una de las calles que mas caminé. A la derecha, detrás del cubo ese feo (que es donde se realiza el Festival de Cine de San Sebastián), está la playa. Y a la izquierda está la calle de La Juguetería. Pero mi ruta preferida de esta calle era cruzar el puente que está más adelante, caminar el boulevar y llegar a Va Bene directa a pedir una hamburguesa número 13 y una Coca-cola Zero con MUCHO hielo :)




Con estas dos niñas fue con las que pasé esa semana fantástica, de mucho trabajo, peliculas, comida rica, amor canino, ansiedad de True Blood y muuuuuchas sesiones de hacerle creer a un enfermo pollito que no es un león!

Ahora he vuelto a Madrid, con el drama de volver al calor y de tener que mudarme con estas temperaturas. Pero con suerte pronto me voy de viaje a otra vez, a tierras más frescas.

2 comments:

  1. jejeje... ni te imaginas los puntos comunes entre esta pagina de tu blogg, y mi manera de ver Donosti y el resto de España.. :) Donosti es la caña!

    ReplyDelete
  2. Lo es! jajaja
    Bueno, no todos en la familia podíamos ser tan diferentes ;)

    ReplyDelete